Noticia


¿CÓMO AFECTA EL CONSUMO DE ALCOHOL A NUESTRA PIEL?


Publicado el 27/12/2016 - Leído 979 veces


Estos días, definitivamente, son para celebrar… es inevitable que entre la cena con la familia,  amigos y colegas, nos tomemos unas cuantas copas de vino o alguna bebida alcohólica. Es algo natural, y aunque un par de copas de vez en cuando no hacen mayores efectos, al tomar bebidas alcohólicas de manera recurrente podemos ocasionar efectos negativos en nuestro organismo, y especialmente en nuestra piel.

No son solamente las típicas ojeras después de una noche de fiesta, sino que el alto consumo de alcohol hace que el oxígeno de la sangre se reduzca y eso afecta de manera directa la producción del colágeno, y como ya sabemos el colágeno es uno de los grandes aliados en el bienestar de nuestra piel. También sucede que nos vemos hinchados… bueno esto no es simplemente una percepción, es que por lo general, las bebidas alcohólicas son muy altas en azúcar y retienen líquidos, lo que hace que nos veamos hinchados y que nuestra piel luzca poco sana, tensa y frágil.

 

Otro efecto importante es que el alto consumo de bebidas alcohólicas reduce los niveles de vitamina A en el cuerpo, de tal manera que a algunos problemas de resequedad y descamaciones sigue el envejecimiento prematuro de la piel. Por eso se debe tener claro que los efectos del alcohol a corto plazo no son pasajeros, tienen consecuencias posteriores.

 

En general, aunque tomarse unas copas de nuestra bebida alcohólica favorita es un gusto que nos debemos dar, hay que estar muy atentos con tomar con moderación y los efectos que conlleva. La deshidratación y sus efectos, son el mayor problema que debemos tener en cuenta porque, recuerda que más del 70% del cuerpo humano está compuesto de agua, así que es muy importante que nuestros tejidos permanezcan hidratados de forma adecuada todo el tiempo, pues de lo contrario perdemos energía y la piel luce reseca en las horas posteriores al consumo de alcohol.


A largo plazo quebranta la lozanía de la piel, desvaneciendo su color, resquebrajando su textura y produciendo un daño irreversible. No hay que olvidar que por su propia naturaleza el alcohol suele ser tóxico, y que esa carga tóxica ingresa al organismo con las consecuencias previsibles, entre estas el deterioro paulatino de la piel. 

 

El Dato:

Las personas de piel clara hacen más visibles los efectos del alcohol, especialmente aquellas que padecen de rosáceas porque el alcohol es un dilatador natural, lo que hace que el enrojecimiento y posibles erupciones sean más probables. 


¿Te gusta este post? Compártelo!